Flores de Bach y homeopatía

¡Comparte en redes sociales!Tweet about this on TwitterShare on Facebook33Share on LinkedIn0Share on Google+0

Dentro de las terapias naturales y alternativas o complementarias, son ampliamente conocidas tanto las flores de Bach como la homeopatía, ya que ambas actúan de una manera eficaz y profunda, sin efectos secundarios ni contraindicaciones.




Recordemos que un cuidado natural y respetuoso de la salud pasa por la responsabilidad que el propio individuo adquiere sobre si mismo y su enfermedad, por lo que para cuidarnos de forma adecuada y elegir una determinada terapia u otra, es necesario disponer de una buena información.

En este artículo te brindamos todo el conocimiento necesario sobre las flores de Bach y las comparamos con una terapia igualmente efectiva, la homeopatía.

Flores de Bach  y homeopatía 1

¿Qué son las flores de Bach?

Las flores de Bach son un método terapéutico completamente natural, que fue desarrollado entre los años 1926 y 1934 por el médico e investigador Edward Bach.

Como han establecido otras terapias naturales y corrientes orientales, el Dr. Bach estimó que existía una importante relación entre la psique y la enfermedad, y que era necesario eliminar las causas emocionales, pues éstas eran las verdaderas causas de la enfermedad.

Si bien la enfermedad puede tener también causas orgánicas, es importante reconocer el componente emocional. ya que el primer origen de cualquier enfermedad reside en los sentimientos y en las actitudes negativas que bloquean la fuerza vital.

El concepto de “fuerza o energía vital”, es común en muchas terapias, desde la homeopatía hasta la acupuntura, y hace referencia a la energía de la que disponemos, que en estado de armonía, nos permite tener una buena salud y calidad de vida.

Las flores de Bach permiten normalizar los trastornos psíquicos y resolver los conflictos internos, mejorando de este modo no sólo el estado emocional, sino también los síntomas concomitantes de la enfermedad y el dolor físico.

Flores de Bach

Las flores de Bach son 38 remedios naturales extraídos de las flores silvestres de la región de Gales,en Gran Bretaña. El efecto de estos remedios no reside en las propiedades medicinales de las plantas (como sucede con la fitoterapia) si no en el patrón de energía de la flor.

Como hemos mencionado anteriormente las flores de Bach actúan sobre nuestra energía para modificar nuestro estado emocional y nuestra enfermedad, por ello, para elegir un determinado remedio floral se tienen en cuenta las características específicas de la vibración del remedio, que deben estar en consonancia con las características emocionales de la persona.

En función del estado emocional de la persona y de la energía de las flores, estos remedios se dividen en 7 grupos:

  • Miedo
  • Incertidumbre
  • Falta de interés
  • Soledad
  • Hipersensibilidad
  • Desesperanza
  • Sensibilidad hacia los demás

Además de las 38 especies que se incluyen en estos 7 grupos, existe un remedio conocido como “Rescue Remedy”, éste, es en realidad la mezcla de 5 esencias florales distintas y se utiliza para tratar situaciones de emergencia en las que la persona se siente desbordada.

Veamos ahora qué diferencias y similitudes existen entre la homeopatía y las flores de Bach.

Similitudes entre las flores de Bach y la homeopatía

Estas dos terapias naturales guardan muchas similitudes la una con la otra, veamos cuáles:

  • En ambos casos se trata de terapias holísticas, es decir, que tratan a la persona de una manera global, atendiendo a dos partes indivisibles y relacionadas: el cuerpo y la mente. Tanto en homeopatía como en flores de Bach, esto podría traducirse en la siguiente afirmación: se trata de curar al enfermo, no a la enfermedad.
  • Ambas actúan sobre la dimensión energética y emocional de la persona, esto no significa que no actúen sobre el cuerpo físico, pero lo hacen a través del equilibrio de las emociones y el estado mental.

Terapias naturales

  • Se trata de dos terapias completamente inocuas, ya que no poseen contraindicaciones ni efectos secundarios. En todo caso, de observarse algún efecto, como un estado agravado de las emociones, esto verdaderamente corresponde a un fenómeno denominado crisis curativa, y que precede, como su nombre indica, a un estado de mejoría y curación.
  • Al tratarse  terapias completamente inocuas, ambas pueden utilizarse en cualquier etapa de la vida: embarazo, lactancia, bebés, ancianos… etc. También pueden emplearse de forma complementaria al tratamiento médico convencional, sin ningún riesgo para la salud, aunque en ambos casos, en las formas de consumo líquidas, debemos vigilar que éstas no contengan etanol, lo que sí estaría contraindicado para bebés, embarazadas y madres lactantes.

Diferencias entre las flores de Bach y la homeopatía

Si bien existen muchas similitudes entre las flores de Bach y la homeopatía, no dejan de ser dos terapias distintas, ya que se diferencian en los siguientes aspectos:

  • Las flores de Bach son remedios que únicamente proceden de cepas florales, mientras que en homeopatía los remedios pueden proceder de cepas animales, minerales, vegetales y biológicas.
  • Las flores de Bach, como originalmente se conocen, son tomadas siempre en forma líquida, la homeopatía, si bien también puede ser tomada en gotas, generalmente se encuentra en gránulos y glóbulos.

Flores de Bach

  • Al igual que en las flores de Bach, en homeopatía también se cree que la causa de la enfermedad también es emocional, aunque se contemplan también otras perturbaciones centrales que pueden ser originadas en el sistema nervioso central, eje endocrino o sistema inmunológico, entre otras.
  • Para prescribir flores de Bach únicamente se tienen en cuenta los síntomas propios de la esfera emocional, mientras que en homeopatía, si bien éstos tienen la mayor importancia, de forma secundaria también se tendrán en cuenta los síntomas físicos que caracterizan el estado de la persona.
  • De forma general la homeopatía se aplica en un mayor número de enfermedades, no sólo como tratamiento sino también a nivel preventivo.

¿Cómo tomar las flores de Bach?

Al tratarse de un remedio de naturaleza energética y/o vibracional, no importa tanto la cantidad de la toma, si no la frecuencia.

Si queremos emplear adecuadamente las flores de Bach es necesario que éstas sean recomendadas por un terapeuta floral cualificado, que escoja un remedio en función de nuestras características individuales.

Cómo tomar flores de Bach

El terapeuta nos indicará cuál es la frecuencia indicada para nosotros, no obstante, de forma general se suelen emplear 4 gotas entre 6 y 8 veces al día.

Las gotas pueden aplicarse directamente bajo la lengua, o bien ser diluidas en un vaso de agua que deberá tomarse de forma progresiva en sorbos pequeños.

¿Qué esperar tras el tratamiento con flores de Bach?

Las flores de Bach son realmente efectivas para tratar las causas emocionales de la enfermedad, así como para equilibrarnos en momentos en los que, por diversas causas, nuestras emociones no se encuentran en un estado saludable.

Tras la toma adecuada de las flores de Bach se puede esperar una mejoría en nuestro estado emocional, pensamientos y actitud, que se serenan y son más positivos, cambiando también nuestra percepción de la realidad por otra más constructiva.

Flores de Bach

No obstante, como hemos mencionado con anterioridad, al inicio del tratamiento también se puede sufrir algún cambio emocional o incluso una agravación de las emociones existentes, lo que se conoce con el nombre de crisis curativa y cesa rápidamente, la mayoría de veces sin necesidad de interrumpir el tratamiento.

A pesar de ello, las flores de Bach actúan de una forma muy sutil, por lo que no suelen provocar este tipo de agravaciones.

Compaginar flores de Bach y Homeopatía

En las terapias naturales más es menos, y cualquier terapeuta debe pensar que aquello que pueda solucionarse de forma simple no tiene por qué recibir un tratamiento más complejo y con un mayor número de productos, lo que en muchas ocasiones dificulta el cumplimiento terapéutico.

No obstante, en el caso de ser necesario compaginar flores de Bach y homeopatía, no existe ningún tipo de contraindicación ni interacción, todo lo contrario, ya que estamos ante dos terapias de igual naturaleza, que cuando se unen pueden trabajar de forma sinérgica y complementaria.

Terapias naturlaes

 

Sobre todo en el caso de afecciones que han cronificado, puede ser interesante emplear ambos métodos para así poder disfrutar de una mejoría más notable y con una mayor rapidez.

Finalmente es importante recordar de nuevo que tanto para que la homeopatía como las flores de Bach funcionen adecuadamente, el tratamiento debe ser recomendado por una persona cualificada y competente (un terapeuta floral o un homeópata, según el caso).

Si lo que deseas es utilizar las flores de Bach para superar un momento de ansiedad puntual, puedes utilizar el compuesto “Rescue Remedy”, siempre que no estés ante un problema crónico y grave.

¡Comparte en redes sociales!Tweet about this on TwitterShare on Facebook33Share on LinkedIn0Share on Google+0