Tratamiento homeopático

¡Comparte en redes sociales!Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0

Hablar de tratamiento homeopático es sinónimo de hablar de terapia homeopática y para comprender profundamente su acción es necesario describir sus distintas características así como hablar de los resultados que pueden obtenerse.





Gránulos de homeopatía

Los distintos aspectos y componentes del tratamiento homeopático

Si hay algo que caracteriza principalmente el tratamiento homeopático es la individualización del mismo. Esto quiere decir que el tratamiento debe basarse en los síntomas y signos que la persona manifiesta de forma única y completamente individual, ya que la manifestación de una enfermedad nunca es igual en dos personas, por eso en homeopatía se trata al enfermo y no a la enfermedad.

remedios homeopáticos

Otros aspectos que conforman el tratamiento homeopático son los siguientes:

  • Dilución: Es sinónimo de potencia y hace referencia al número de veces que ha sido diluido y potenciado un remedio homeopático.
  • Frecuencia: Es el número de veces que el remedio homeopático debe tomarse durante el día, la semana o el mes y depende estrechamente del tipo de dilución empleada.
  • Forma farmacéutica: Hace referencia a la forma en la que se toma el remedio homeopático, siendo las más empleadas los gránulos, glóbulos y las formas líquidas (en gotas).

¿Cómo se establece el remedio empleado en el tratamiento homeopático?

Como se ha mencionado al inicio el remedio homeopático dependerá exclusivamente de las características individuales de cada persona, pero para que el homeópata las pueda estudiar de forma adecuada y concluir cuál es el remedio (o los remedios) indicados, generalmente se utiliza un procedimiento llamado repertorización, como el que podemos ver en la siguiente imagen.

Repertorización homeopática

La repertorización consiste en estudiar todos los síntomas (físicos y mentales) de la persona y ver qué remedios están indicados en cada uno de ellos. Cuando este estudio se ha completado se valora cuál es aquel remedio que actúa en la mayor parte de síntomas y que por lo tanto es el más indicado.

Este remedio puede emplearse de forma única o puede complementarse con otros para mejorar la eficacia del tratamiento.

¿Qué diferencia una dilución homeopática de otra?

La dilución y potenciación homeopática es un proceso imprescindible para convertir una determinada sustancia en un remedio homeopático y hace referencia al número de veces que la sustancia ha sido diluida en agua.

No hay un consenso exacto que clasifique las diluciones en bajas o altas, pero la ley de diluciones que nace en Francia propone el siguiente esquema:

  • Diluciones bajas: 4-5 CH
  • Diluciones medias: 7 CH
  • Diluciones altas: 9-15-30 CH

En la práctica las diluciones se consideran altas a partir de 30 CH. Según el tipo de patología se elige una dilución u otra del siguiente modo:

  • Para trastornos agudos y físicos se eligen diluciones bajas.
  • Para trastornos mentales y enfermedades crónicas se eligen diluciones altas.

Diluciones homeopáticas

Esto interfiere en la frecuencia de la toma, que será mayor cuanto más baja sea la dilución. El homeópata también podrá elegir el tipo de dilución que sea más adecuada para cada persona (CH, K o LM), siendo la LM una de las más potentes, empleada para tratar problemas crónicos.

Diferencia entre remedio homeopático y producto homeopático

El remedio homeopático guarda muchas similitudes con el producto homeopático, pero no son lo mismo, veamos a continuación en qué se diferencian.

  • Remedio homeopático: Es un remedio simple, es decir, elaborado únicamente a partir de una cepa, y que puede ser aplicado en numerosos casos. Esta característica hace que un remedio homeopático no sea comercializado de forma exclusiva por un laboratorio, si no por varios laboratorios homeopáticos.
  • Producto homeopático: Un producto homeopático es aquel que incluye diversos remedios homeopáticos en un único preparado. Los productos homeopáticos poseen un nombre comercial (por ejemplo, Expecto DHU u Oscilococcinum) y su fabricación sí es exclusiva de un determinado laboratorio. Se utilizan para tratar patologías simples y están destinados a ser empleados en un determinado cuadro u otro, siguiendo con el ejemplo anterior, Expecto DHU está indicado para la tos y Oscilococcinum para la prevención y tratamiento de los síntomas gripales y catarrales.

remedio homeopático

Un tratamiento homeopático debe ser individualizado, por lo que siempre se va a recomendar un remedio homeopático específico, no obstante, en algunos casos, el remedio se complementa con un producto homeopático, lo que trabaja en sinergia y nos puede brindar grandes resultados.

¿Debo espaciar la frecuencia de toma según mejoría?

Generalmente cuando tomamos un producto homeopático, que se utiliza de forma genérica (por ejemplo, para prevenir la gripe o aumentar las defensas) y que no necesariamente está recomendado por un homeópata, debemos espaciar la frecuencia de toma según mejoría, es decir, ir disminuyendo el número de veces que tomamos el remedio a medida que nos vayamos encontrando mejor.

tomar homeopatía

Muchos homeópatas también recomiendan esta pauta, no obstante, cuando estamos realizando un tratamiento homeopático bajo supervisión de un homeópata, no debemos espaciar la frecuencia de toma según mejoría a no ser que se nos haya especificado así, ya que en muchas otras ocasiones el homeópata prefiere hacer un seguimiento antes de modificar algún aspecto del tratamiento.

¿Cómo realizar adecuadamente el tratamiento homeopático?

La homeopatía posee unas determinadas características que hacen de ella una terapia única, profunda, efectiva e inocua, pero para que funcione del modo adecuado también debemos tener en cuenta unas pautas de administración que difieren mucho de las pautas de aplicación de los fármacos convencionales.

homeopatía en gotas

Veamos cómo debemos realizar adecuadamente el tratamiento homeopático:

  • La homeopatía debe tomarse fuera de comidas y bebidas para que pueda realizar adecuadamente su función. Se recomienda dejar un margen sin comer ni beber entre 30 minutos antes y 30 minutos después de la administración del remedio homeopático.
  • 30 minutos antes y 30 minutos después de la toma del remedio homeopático los fumadores deben abstenerse de consumir tabaco.
  • Debemos separar también la toma del remedio homeopático de la higiene dental, sobre todo si nuestra pasta dentífrica contiene mentol. En todo caso, también existe la posibilidad de utilizar una pasta de dientes homeopática.
  • Si se nos indica que debemos diluir los glóbulos o gránulos en agua, después de diluirlos, los agitaremos antes de ingerirlos.
  • Se debe realizar el tratamiento tal y como lo ha indicado el homeópata, consultando cualquier cambio o dificultad con el mismo.

Sólo si seguimos estas pautas de administración el tratamiento homeopático resultará completamente eficaz.

¿Qué cambios debo esperar tras iniciar un tratamiento homeopático?

Debemos recordar que la homeopatía, como muchas otras terapias naturales y holísticas, concibe al ser humano como una unidad indivisible, formada por cuerpo y mente, es decir, independientemente de la patología que estemos tratando, ésta se ve influenciada por componentes mentales y psicológicos, sobre los que el remedio homeopático también debe actuar.

El pronóstico tras el inicio del tratamiento homeopático siempre será bueno a excepción de aquellos casos en los que los síntomas característicos del cuadro clínico de la persona empeoren, tanto física como emocionalmente, y no mejoren al pasar unos días. (Una agravación puntual puede ser considerada como una crisis curativa).

En los casos restantes, podemos evaluar la acción del tratamiento homeopático de forma positiva, tanto si hay una mejora de todos los síntomas, como si aparecen nuevos síntomas que no influyen en un mayor grado de bienestar de la persona.

A pesar de ello, algo característico que indica la acción del remedio homeopático son los cambios en las emociones y en nuestro modo de percibir el mundo (ya que la homeopatía nunca actúa únicamente sobre los síntomas físicos), por lo tanto, el estado emocional es uno de los principales indicadores del efecto de un remedio homeopático. 

emociones y  homeopatía

Podemos distinguir dos reacciones principales, aunque obviamente pueden haber muchas más:

  • Reacciones de llanto, ansiedad o irritabilidad. No deben concebirse de manera negativa ya que implican que se está gestionando un proceso no resuelto, por ejemplo, un proceso de duelo, y forman parte por lo tanto del proceso curativo.
  • Reacciones de bienestar. Indican que el remedio homeopático ya ha equilibrado el estado emocional de la persona, generalmente, van unidas también a una mejoría del estado físico.

Para esperar una determinada respuesta ante un tratamiento homeopático también debemos tener en cuenta que ante patologías agudas la mejora siempre es mucho más rápida que ante patologías crónicas. Esto se debe en parte a que el hecho de tratar una enfermedad crónica significa tratar una enfermedad muy medicada y con una larga evolución, lo que dificulta más un completo efecto del remedio homeopático.

Si estás planteándote iniciar un tratamiento homeopático, lo mejor es que conozcas la experiencia de forma vivencial aunque esperamos que este artículo haya despejado todas tus dudas.

¡Comparte en redes sociales!Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0